Blogia
Un soplo de brisa fresca

Silencio azul

BREVERÍAS

BREVERÍAS

HE BUSCADO EL AMOR

 

He buscado el amor

con gran ímpetu y éxito escaso

y ahora, que renuncié al empeño,

es él quien me persigue y le hallo

a la vuelta de cada esquina;

aunque le esquivo,

persiste en seguir tras de mis pasos,

hasta que tropezamos.

Sofía B.

 

HA ESTALLADO EL SILENCIO

 

Ha estallado el silencio entre nosotros.

No es por ti, ni por mí. No es que el sol

me haga guiños, cuando ya no te alumbra,

ni es cosa del sigilo que impera, cuando

marco tu número y ya no me contestas.

Es mucho más sencillo. Es el fin,

y ambos lo sabemos.

Sofía B.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

MI PLUMA Y MIS SUEÑOS

MI PLUMA Y MIS SUEÑOS

Fotografía: R. Gómez

 

Me he encontrado de pronto

condenada al silencio,

y es así que recelo

de cual sea el futuro

que presente mi empeño.

Él se ha ido, lo sé.

Hace tiempo que siento

su abandono en la piel.

Se ha mudado hace tiempo.

Y yo a solas, aquí,

con esta lejanía

forjada en el destierro,

de aquel que es expulsado

del edén del querer,

y enviado al purgatorio

del benévolo afecto.

Él recorre otras sendas

y transporta otros verbos.

Ya su voz se ha perdido.

Desnuda de sus versos

dormiré mi sentir,

apagaré el deseo,

y habré de apaciguar

cualquier desasosiego.

A la par, mudarán hoy

mi pluma y mis sueños.

 

Brissa

Los dias pasan sin apenas darnos cuenta....

Los dias pasan sin apenas darnos cuenta....

Fotografía: Arturo Abal

 

(Basado en el texto de William Inge)

 

Los días pasan,

sin apenas darnos cuenta.

y nos van dejando ese poso,

como el del vino,

(entre suave y picante,

dulce y nostálgico,)

macerando recuerdos,

destilando ideas,

deshaciendo olvidos...

 

Y ahora que ya se fueron

las madrugadas oscuras

y los atardeceres fríos,

ahora que alargan los días

y que se aliviaron las cargas,

ahora con el estío,

llega también la ausencia.

 

Ahora que en mi copa rebosa

aun fresco, el aroma del tiempo

que trago a trago,

fuimos bebiendo a cada paso.

 

Y aunque nada queda,

nada se perdió,

queda la esencia,

dulce, llena de ternuras,

y el revoloteo de las mariposas

que a tu lado surgieron.

 

..." Y aunque nada pueda devolver

los días del esplendor en la hierba...

de la belleza en las flores,

no debemos afligirnos...

la belleza pervive en el recuerdo..."

 

Ahora releamos nuestros poemas

dejemos suavemente girar la noria,

y que siga su curso el río, que verso a verso

formó el caudal de nuestra memoria.

 

Y ojalá que un día cualquiera

volvamos a encontrarnos de nuevo,

a rescatar lo que ha quedado atrás.

La complicidad de tantos días

una charla llena de ternura,

la belleza quieta de las respuestas,

tus silencios, nuestra locura.

 

Pero no, nosotros no, nosotros

no nos digamos adioses tristes

ni nos demos bienvenidas radiantes.

Seamos solo juntos, estemos solo quietos,

quedémonos para siempre,

....aunque no nos tengamos nunca...

AÚN TE QUIERO

AÚN TE QUIERO

 

 

Por llegar a mi vida de puntillas
e iluminar mis noches con tu fuego,
creando para mí un mundo nuevo
y por pintarlo todo de sonrisas.
Por haberme llevado de la mano
por un camino de versos y rosas,
y porque a tu lado todas las cosas
trascendieron lo divino y lo humano.
Por haber sido amigo, amor, amante.
Por permitirme caminar a tu lado,
y elevarme febril hasta un estado
de dicha que rozó lo insoportable.
Y aun a pesar de haber perdido el cielo,
de tus defectos y nuestros errores,
y aun mustios hoy versos y flores,
imposible negar que aun te quiero.

Brissa

 

SI ME LLAMASES...

SI ME LLAMASES...

 

Si me llamases,

marcharían mis pasos tras tus huellas,

en la paz de la noche,

y a la luz de las estrellas.

Como sombra silenciosa

entraría al mundo de tu sueños;

sería la brisa suave

que revuelve tus cabellos;

la nube blanca que despliega

su manto sobre tus amaneceres;

el aire en tus pulmones;

el viento en tu travesía;

el faro salvador que te guíe

cuando te pierdas.

 

Brissa

TE QUIERO

TE QUIERO

- ¡Yo bien sé que tú me quieres;

qué tus ojos no me engañan;!

tan solo se mira así

si el alma está enamorada.

 

Ella nada respondió,

pero le invadió el temor

a ser de nuevo burlada.

Llena de desasosiego,

sin cruzar una palabra,

le acarició dulcemente

con la última mirada.

 

Dos lágrimas de cristal

de sus ojos se escapaban.

Entre sus labios, prendidas,

dos palabras secuestradas.

DECÍAMOS AYER

DECÍAMOS AYER

Fotografía: Sofía Barral 

 

Un paseo más,

por el camino

de las viejas costumbres,

donde siempre

nos encontramos….

Camino lentamente.

Escudriño cada rincón,

siempre alerta…

Surges de súbito

de algún lugar desconocido,

y tu sonrisa, vestida

de ternura casual,

es, como siempre,

pan hoy

y angustia cada día.

Decíamos ayer

puede ser el inicio

de esta conversación,

que emprendemos

una vez más,

siempre inconclusa….

EL PUENTE

EL PUENTE

Soy vigía asentada en este puente,
tendido entre las dos riberas,
ocultas a mis ojos por la niebla
allá donde se pierden las orillas.
En vano, intento cada día
alcanzar con la vista tierra firme,
en la que hallar seguridad.
Vuela la imaginación
hasta lugares cercanos
y a la vez inalcanzables,
ávida de respuestas
al ansia que la atormenta,
y regresa sin una sola imagen.
Aquí dónde el ruido no importuna,
ni hay visión que conmueva,
vivo ignorante de mi destino.
Nada da sentido a este velar perpetuo.
¿Dónde ir?, ¿a dónde dirigir mis pasos?
Tras la niebla, tal vez sea el vacío,
y viva yo guardiana del puente
que une las dos mitades de la nada…

Brissa

CUANDO EL TIEMPO TRANSCURRA (brissa)

CUANDO EL TIEMPO TRANSCURRA (brissa)

Al pasar de los años
¿qué sentiré leyendo estos poemas
de amor, que ahora te escribo?

Luis García Montero (Cabo Sounion)


Cuando el tiempo transcurra,
inexorable,
y trace en mi memoria
surcos de olvido,
¿recordaré tal vez
estos poemas que ahora te escribo?

Cuando el dolor feroz
que ahora me abraza,
afloje su apretura,
¿sentiré aún desbocado
el sentimiento
que hoy, sin piedad, me invade?

¿Sentiré tal vez
el mismo frenesí, o quizás
la rebeldía logrará entibiar
este amor, que hoy no tiene medida?
¿Secará la llaga, causada
por el desamor?

Cuando los besos mueran olvidados.
Cuando se ahoguen en la última estación,
y la piel ayer candente, sea nieve.
Cuando hayan menguado los anhelos,
e imagine tus ojos, sin deseo,

me pregunto, si entonces
recordaré el impulso
o la urgencia que me llevaba tras de ti.
Si llegará el silencio
a contener el fluir
de mis versos.

LE QUERÍA

<strong>LE QUERÍA</strong>


Yo le quería,
y él entretenía sus ausencias,
brindándome acuarelas de ternura,
y desgranando versos
bálsamo para mi inquietud.

Yo le quería.
Él se hallaba perdido,
y entrecruzaba su destino con el mío.
Yo le mecía en mi corriente,
por que no se perdiese a la deriva.

Yo le quería. Mis pensamientos
ya eran suyos irremediablemente,
y también el deseo
de abrazarme a su abrazo.
Y le quería, en tanto que soñaba su regazo
y restañaba mis heridas con su dulzura.

Yo le quería,
pero él se fue buscando
un viento al que entregarse;
el redil de unos brazos,
y yo entretanto me hice frío mármol.

Yo le quería,
entre añorante y triste.
De su quimérico cariño
me aferraba al ansia palpitante.

Él se fue disolviendo en el vacío,
rehuyendo mi dolor inevitable,
y dejé que siguiera su camino,
aunque siempre le quise
a él, que no pudo amarme.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ASÍ ES LA VIDA

ASÍ ES LA VIDA


Avanzar con el alma hundida,
salpicado el corazón por el veneno,
que destilan los odios enquistados.
Clamando al viento,
arremangar los sentimientos,
y seguir caminando.
Marchar llevando a hombros las flaquezas,
inmersa en brumas de desamparo,
bajo un cielo sombrío.
Invocar la llegada del lucero
que alumbre, con su brillo, tu camino,
Ver como el equipaje se hace lastre.
Buscar la soledad o ansiar la compañía,
Beber la absenta como la miel más dulce.
Sentir que agonizan las ganas,
e inhalar el aire a bocanadas.
Teñir las huellas del dolor,
del color de la risa.
Procurar la comunión con el universo,
bailar con las estrellas, y practicar la esgrima
con la desesperanza,..
¡Así es la vida!.

SI SE APAGA LA LLAMA

SI SE APAGA LA LLAMA

Si se apaga la llama,
cómo encender el fuego nuevamente,
si por más que se froten nuestros cuerpos,
-ó incluso nuestras almas-
no volverá a surgir la chispa
que dió vida a la hoguera.

Sí se apaga la llama,
con qué podré encender el candil,
que me guíe entre daño y cautela.

Si la llama no volviera a brillar,
y no pudiera ver en tus ojos amados,
reflejado su azul crepitar,
cómo saber que siguen ahí,
que me contemplan,
que su luz no se ha desleído,
entre las cenizas esparcidas por el viento,
lejos de esta lanza hundida en mi costado,
de ese dolor, que presiento en tu alma.

APOCALIPSIS

APOCALIPSIS

Porqué derrama lágrimas el cielo?
¿Qué hace que anide el llanto
en las mismas entrañas de la tierra?
¿Cual es la causa del gemido
que hace que tiemblen valles y montañas?
¿Qué causa la agonía de mares y ríos?,
¿Qué sacude el espacio,
y arrasa todo signo de vida.?
¿A dónde conducirá este sueño aterrador,
espeso como espesa niebla?
Tal vez es hielo mi sonrisa;
o mi sombra el desamparo.
¿En qué recóndito confín
se habrá exiliado la esperanza?
Se cierran las murallas del paraíso,
y sollozan las nubes,
sobre el hombro del tiempo.
Tal vez estén mirando
a través de los ojos de la muerte.
y se pregunten dónde se halla el sendero
que conduce al edén.?

EL CAMINANTE

EL CAMINANTE

Inquieto y valeroso,
perdido al filo de la encrucijada,
camina por senderos sinuosos,
y se trocan sus pasos sigilosos;
mientras se tiñe de temor su mirada.
Marcha sin brújulas ni mapas:
a un lado el imponente precipicio
donde mueren olvido y abandono;
por delante, insinuante un camino
tapizado de escollos.
Entre arañazos de arbustos espinados,
detiene su marcha, cautelosa,
y su mano se tiende, cautivado
por la belleza ardiente de una rosa.
Ya no caben dudas ni recelos,
avanza decidido hacia su suerte.
¡Que es la vida, sino una marcha ineludible
que desemboca en brazos de la muerte!
Ni tiembla ni titubea;
su fe semeja forjada con acero,
y se impulsa, animoso, hacia la meta.
Contemplará la tierra prometida.
aunque quizás no halle en ella
la ambición de su ensueño.
Tal vez sucumba en el mar de la utopía.
Ojalá pudiese prometerle,
el dulce encuentro con sus anhelos,
con cada ideal ambicionado,
pero soy tan pequeña,
que solo puedo entregarle mis sueños,
brindarle mis quimeras.

Mujer de hielo

Mujer de hielo

Ya soy la mujer de hielo.
Ya no temo a los puñales,
ni me hieren los desprecios,
ni me queman los pesares.
Que en mi corazón de hielo,
de hielo vuelvo mis males,
congelo los sentimientos
y pasiones. No lamento,
ni me alegro, ni me agravio.
Vivo en invierno perpetuo,
corre en mis venas la escarcha,
en mi alma nieves eternas,
y van pasando mis noches
de espaldas a las estrellas.

SOÑAR SILENCIOS

SOÑAR SILENCIOS

Cae un recio silencio
que peina de gris la madrugada.
Silencio es la respuesta,
y en contrapunto, tristeza de amor
e inquieto sobresalto.
La fría soledad tiende su manto,
¡Demasiado alta la cima que corona
la lejana montaña del olvido!
Es aterciopelada la piel sedosa,
que se estremece al frío,
y en vano, bate su alas de mariposa.
Revolotea alrededor de las llamas de la hoguera
que arde guardando el calor
de este amor con vocación de inmortal,
que hoy empieza a morir, y ya sabe a destierro, .!
Esta noche es infinita,
y propicia para decir adiós.

CUENTO DE INVIERNO

CUENTO DE INVIERNO

Nada es tan resonante
como el grito de unos ojos
que interpretan el latir de un alma.
Contienen la memoria del silencio;
el gozo de los recuerdos;
la ternura de las certezas.
Desprenden júbilo,
esperanza, impaciencia.
.
Dejan que el alma asome,
entre bastidores,
a escuchar el tañer de las campanas,
-ronco y tenaz pellizco a los sentidos-,
sangrando en los oídos un te quiero,
y clavando en la garganta este latido,
que arde como fuego, y que desplaza,
hasta los labios, un sonido
sordo, que va devorando nuestras bocas.
.
Noviembre se ha vestido
de dulzura y de ramas secas,
y de lluvia asombrada,
y de cauces de río
que desbordan requiebros,
y entretejen tus sueños con los míos;
tus miedos con mis miedos,
tu sangre alborotada,
y mi silencio cautivo.
.
Escribamos un final para este cuento
de invierno, clandestino,
con vocación de eterno,
que se ofrece a mediar
entre nuestros destinos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

TODO SE HACE SILENCIO

TODO SE HACE SILENCIO

Y empujados a orillas distantes
por un mar de olvido sin retorno,
ya nunca atracaremos en un mismo puerto.

Se ha perdido mi navío entre brumas y espuma.
y yo sigo bogando,
empujada por vientos inclementes
hacia oscuros confines.
El crepúsculo me sigue, y al final en la orilla,
como mudo fantasma me recibe tu ausencia.

Son páramos los bosques,
desierto la campiña, curso seco
el ayer cristalino lecho del río.
Todo se hace silencio,

mientras el tiempo avanza, indiferente,
y un viejo reloj va vertiendo su arena….
Ya no queda lugar en el que pueda amarte.

HE ELEGIDO EL SILENCIO

HE ELEGIDO EL SILENCIO


He elegido el silencio
como línea divisoria
entre mi amor y tu ausencia.

He elegido el silencio
como muro invisible
que ha de ocultar mi hoguera
de tus astillas.
¡Qué mi palabra no sabría mentirte,
y a gritos de memoria me atormenta.

Y es por eso que he ofrecido al silencio mi devoción,
a cambio del velo que oculte ante mis párpados
las luces que me asaltan desde el recuerdo.

¡Un día más, otro día cualquiera,
oculto por el humo de la ausencia..!
Otro día de silencio,
¿hay algo más vacío que el silencio?.

Otro día de luces devoradas
por la noche sombría.
De nuevo el sentimiento se arrebata,
y golpean las mejillas, líquidas gotas
de resignada desesperanza.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres