Blogia
Un soplo de brisa fresca

Son de amores (y desamores)

JAMÁS REGRESARÁ LA MISMA AGUA...

JAMÁS REGRESARÁ LA MISMA AGUA...

Se ausentará el verano
llevándose el sabor a sal y arena,
las auroras sonrosadas, las siestas
cálidas y los vivos atardeceres;
las noches en duermevela,
como aquélla en que ardieron mis naves.
Irán enmudeciendo los ruidos
de la noche y las calles, nuevamente,
se tornarán formales, sobrias e incluso taciturnas.
También se irán los días, sobrantes del ayer,
tras los que mi presente cerró ventanas.
Nuevamente el otoño teñirá de ocres
la campiña; salpicará de gotas frías
el empedrado irregular de las calles
y vestirá de gris los despertares.
Y quizás algún día nos encontremos
en la misma parada, pero aun cuando
el río retornara hasta la misma fuente,
jamás regresará la misma agua.

Sofia B. (brissa)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LAS COSAS QUE TE HUBIERA DICHO

LAS COSAS QUE TE HUBIERA DICHO

 

Las cosas que te hubiera dicho

Las cosas que nunca te digo

Porque siempre me pasa lo mismo.

(La Bien querida)

 

He visitado de nuevo el lugar

donde un día nos conocimos,

y en tu ausencia he leído un poema

que podría haber sido mío,

porque hablaba de cosas comunes,

de las cosas que a veces escribo.

 

Hoy, como ayer, te esperaba

y tampoco has venido

e imagino mañana tu ausencia,

transportando este mismo vacío…

Porque ya no vendrás a buscarme;

porque siento que ya te he perdido.

 

Y me he arrepentido

de no haberte cantado al oído,

el bolero que dice lo de "no hace falta

decir que quisiera, antes de morir,

tener algo contigo", por la fuerza

de tus silencios y mi torpeza;

de tus excusas y mis delirios.

 

Y por eso, por faltarme el valor de decirlo,

y a pesar de no haberlo pedido,

se me quedan hambrientas las ganas

de decirte las cosas que nunca te digo.

Esas cosas que te hubiera dicho.

EL DOLOR

EL DOLOR

El dolor, en ocasiones
se vuelve tan profundo
que cuesta respirar, y sobre todo
entender porqué se sigue respirando.
Entonces, nos aferramos
a las cosas más impensables,
únicamente buscando el aire
que nos sostenga en pie.

Cuando esto ocurre,
parece lo propicio
huir hacia delante,
aunque al final
debamos retornar
a los viejos cuarteles,
a recobrar las fuerzas
y seguir avanzando.
Seguir marchando,
aunque el dolor siga ahí,
aunque nunca dé tregua.

Sofía B. (brissa)

UNA FOTO

UNA FOTO

Una foto, no es más

que un suplemento de la realidad.

Vivimos el momento

sin precisar de imágenes

que vengan a sumarse a aquellas,

impresas ya en nuestras pupilas.

 

Una foto, solo tiene un sentido:

ser constancia para cuando

huyan los recuerdos,

y acabemos dudando

de si aquello realmente sucedió,

o fué únicamente fruto

de la imaginación, o el deseo.

 

Una foto, nos reafirma

en que ciertamente aquella noche

olía a mar; en que se entrelazaron nuestros dedos

y la luna, intrigada, nos vigilaba

pues todavía le resultábamos desconocidos.

 

Una foto es, pasado el tiempo,

una reliquia eterna

en el altar de un amor perdido.

BAÍLAME

BAÍLAME

http://www.youtube.com/watch?v=UWCmubP5h9c

Báilame este tango, amigo.

Nada más he de pedirte

si al fin aceptas bailarlo.

Solo llégate a mis brazos,

que yo en ellos te recibo.

Y náufragos, aliados,

giraremos enlazados

entre rebeldía y ansia,

ojos en ojos clavados.

Ausentes en la distancia

de muros de espacio o tiempo,

recrearemos el momento

vistiéndolo de infinito.

Cíñete a mí, y despacito,

en pícaro movimiento,

deja que beba tu aliento

en la distancia, y el velo

que propicia nuestro anhelo

preservemos, y que el cielo

descienda hasta nuestras manos

enlazadas, y partiendo

de esta locura salvaje,

ya ligeros de equipaje,

rindámonos a la danza,

y que el fuego nos dé alcance.

 

¡Baila conmigo este tango,

que aún me debes un baile.!

¡AY, TRISTE PARADOJA!

¡AY, TRISTE PARADOJA!

La noche conspiró,

y al unísono conspiraron

curiosidad y tedio,

y alguna pincelada de misterio

captó nuestra atención.

¿Qué saeta de fuego

atravesó los corazones

con la magia de los sueños?

Acaso fué el embrujo

de las noches de abril

envueltas en secreto,

henchidas de pasión

o quizás el azar;

tu dulzura sin rostro,

o la brisa apacible

que envolvió tu presencia.

Yo te esperaba en mi ventana.

Tú te colabas travieso,

como un chiquillo...

Yo te quería mío;

tu esquivabas mis afanes,

y me robabas la ternura

de tu nombre.

La noche me burló.

Fué a veces clara,

y otras muchas fría y oscura.

¡Ay triste paradoja...!

 

Brissa

AÑORANZA

AÑORANZA

Fotografía: R.G.

 

¡Cómo te añoro!

Se abren mis ojos

a una nueva mañana,

y tu ausencia golpea

de forma desmedida.

Eres mi enfermedad,

mi adicción. Todo lo que soy,

grita tu nombre en vano….

Mi espacio viste de luto.

Me ahoga el aire.

Y un grito sordo, desde el alma,

va creciendo, abarcándolo todo.

Busco el reflejo de aquella luz

que anidaba en tus pupilas,

para llenar mi ahora

de la loca esperanza

de volver a tenerte …

 

Brissa

AUSENCIA

AUSENCIA

Fotografía: R.G.

 

Y ahora, dejarás que me vaya.

Vestirás de silencios mi ausencia,

y muda la palabra,

ahogarás tu latido,

por callar su llamada.

Borrarás el aroma a amapolas,

que guardaba tu almohada.

Apagarás la llama

del candil, que alumbrara

nuestros atardeceres.

Y hechos una amalgama,

quebrarán los sentires.

Mientras, en la ventana,

no sonarán los trinos

del mirlo, que cantaba

el día que, en tus brazos,

abandoné mi alma.

TUS AGUAS

 

Tus aguas y mi lecho

tu pelo y mi perfume,

tus ojos y mis besos.

 

Mis besos y tu piel,

en tu piel me estremezco,

y surcando tu pecho

de tu vientre hago un lienzo,

que mancharán mis labios

del color del deseo.

 

Tu pícara ternura

y mi guiño risueño

se enredan

-como hilo en madeja-.

Yo soy nube, y tú el viento.

 

Brissa

 

SU VOZ 

 

Ideal para la plática amorosa,

florece la voz en su garganta.

A veces me susurra, otras me canta.

¡Con qué dulzura tentadora,

se atrinchera en ella la ternura!.

Con qué sutil diablura,

me embruja con palabras zalameras.

Así, aunque no quiera, sin condiciones,

me rindo ante su encanto.

Día a día, va desplegando

sin compasión, sus armas seductoras.

Los rayos de sus ojos me enamoran,

su cálida sonrisa me fascina,

no hay posible aflicción cuando me mira,

y de esa boca suya -como ninguna-,

brotan rojas camelias,

ardientes brasas

y blancas azucenas.

 

Brissa

 

EN UN ABRAZO

EN UN ABRAZO

 

Tu quieres que yo vea por tus ojos,

que ame con tus brazos,

que sueñe el dulce anhelo apasionado

que te envuelve y me arrastra.

Y quieres ser la risa de mis labios,

el cielo en mi mirada,

el límite de mi universo,

y yo amor, tal vez podría

ser bonanza en tu travesía;

conmovedor poema que te arranque

un llanto emocionado;

lumbre viva, que guíe tus pasos.

Salvarte del hastío que se derrama

en todo su espesor sobre tu vida,

y no quisiera ser, si en ti no me hallo.

Remar espalda con espalda,

y rescatar tu velero a la deriva.

Atajar las distancias;

vestir esta alma mía, tan sencilla,

de pétalos rosáceos, de lirios blancos,

y alzada entre mareas de ternura,

fundirla con la tuya en un abrazo.

 

Brissa

ISLA

ISLA

 


He llegado al fin hasta su isla,
desnuda de recelos y reservas,
y he caminado por la verde hierba
del huerto del deseo, prendida de su abrazo.

Con sus manos como único ropaje,
lejos de cualquier sombra de pecado,
remonté las curvas de su cuerpo;
medí su piel de bruma con mis labios.

Fue su mano en mi mano, estremecida,
golondrina anidando, entre sueño y vigilia.
Porque era la dulzura, eran sus ojos
espejo donde hundirme, en tan feliz naufragio.

Fui suya entre pasiones y armonía,
y, noche a noche, se repitió el milagro.

brissa

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ENAMORARSE

ENAMORARSE

Fotografia:Sofía Barral

 

Es feroz sacudida

que las vísceras estremece.

Es confundir la mirada

en otros ojos.

Desnudarse de cautela

y dejarse abrazar por el impulso

de abatir las propias murallas.

Así, a merced

de un minuto de locura;

del asalto despiadado

de un deseo, más fuerte

que cualquier voluntad,

se humillan las cervices;

se someten los orgullos,

quedando secuestrada el alma

SILENCIO

SILENCIO

Fotografía: Sofía Barral 

 

He elegido el silencio
como línea divisoria
entre mi amor y tu ausencia.
Como muro invisible
que ha de ocultar mi hoguera
a tus astillas.
¡Qué mi palabra no sabría mentirte,
y a gritos de memoria me atormenta.!
¡Qué no sabe callar!, ¡qué nunca calla!.
Es por eso que he ofrecido al silencio
mi devoción, a cambio de un negro velo,
que oculte ante mis párpados las luces
que me asaltan desde el recuerdo.
¡Un día más, otro día cualquiera,
envuelto por el humo de tu ausencia..!
Otro día de silencio.
¿Hay algo más vacío que el silencio?.
Otro día de luces devoradas
por la noche sombría.
De nuevo el sentimiento se arrebata..
Golpean las mejillas líquidas gotas
de resignada desesperanza.

Brissa

Hoy quisiera decirte

Hoy quisiera decirte

 

Hoy quisiera decirte

que estoy hecha

de hebras de ternura

tejidas por tus dedos

sobre mi piel hambrienta.

Que el eco de tu voz me acaricia,

desde el susurro íntimo del aire.

Que me robas un pedazo de vida,

cada vez que me libras

del dulce vasallaje

que ciñe mis anhelos.

Que hace tiempo

que mis ansias reposan

bordeando el olvido.

e imagino la muerte

como la fría ausencia

de tu cálido aliento..,

como una noche oscura

hecha velo en tus ojos.

 

Brissa

YA NO VA MÁS...

YA NO VA MÁS...


YA NO VA MÁS..


Porque tal vez la vida
sólo nos quiere dar
aquello que después
sabe quitarnos.
(Luis García Montero)

¡Los bancos de este parque
están tan fríos! Tanto
como esta soledad,
que ha venido a expandirse
por todos los rincones.
En la distancia,
con la objetividad
del que examina,
desde el espejo opaco;
del que observa sin tocar,
sin salpicarse,
me pregunto de qué modo
se infiltra un sentimiento
que es dañino, veneno
que destroza cuanto toca.
En qué momento
se deja de escuchar
a la razón, que advierte
que la incertidumbre
se va adueñando
de todos los instantes,
de todos los recuerdos..
No entiendo de porqués.
Tan solo soy la sombra
de lo que nunca fue…
De lo que no pudo ser…
Me he enfrentado a la prueba
de enviar al olvido
tantas noches sin sueño,
sumidas en cantos fariseos…
Pero la realidad golpea
aun sin licencia,
y no va más…
Ya no va más.
Me apeo de este juego.
Vacío la memoria, y le devuelvo
la página en blanco
que me dió aquel día, ya lejano,
cuando nos encontramos.

QUE NUNCA VUELVA A CANTAR EL GALLO (brissa)

QUE NUNCA VUELVA A CANTAR EL GALLO  (brissa)

Señor compañero, Señor de la noche,
haz que no cante el gallo
sobre los edificios,
que se retrase el día.

Luis García Montero


Si algún día por que sí,
porque la vida nos hace un quiebro;
o tal vez porque un hado
caprichoso y cruel,
propone un juego
y nos dejamos sorprender,
y enloquecemos…

Si algún día,
alguien quizás,
escribe un argumento
que nos incluye,
aun sin nuestro consentimiento.
Sí un Dios soberbio, o generoso
halla en el correo de su cielo
cierta misiva amarillenta y trasnochada,

Si algo de esto
llegase a ocurrir, y asomases
de los confines del desaliento
renaciendo en la memoria,
inevitablemente buscaría en tus ojos
insondables de mar,
un atisbo de lo que un día
nos alcanzó, hasta desgarrarnos.

Después, sin atender
a viejas servidumbres, sorprendidos
por la inmortalidad de los sueños,
-incluso los imposibles-,
haríamos de nuestra noche
un lance cálido y apacible,
y yo rogaría a mi Dios o al tuyo,
que nunca vuelva a cantar el gallo, y el sol
decida adormecerse para siempre.

Brissa

Cenizas al viento

Cenizas al viento

Cuántas letras que se quedaron sueltas
sin remedio.
Cuánta vida que pudo ser raíz
y es hoy astilla.
(Violeta Luna)


No recuerdo su última mirada.
Es hoy luna de otoño,
oculta entre las nubes,
sofocada su orla plateada
al igual que los sueños,
cuyas cenizas
ha dispersado el viento,
calladamente,
sin excesos, ni rabia.

Arrancadas las sombras
junto con los deseos,
para alojar la calma,
he borrado uno a uno cada surco
que dejaron las lágrimas
que llevaban su nombre.

Uno a uno, he ido recogiendo
los vidrios rotos de la esperanza;
y ahora yacen fríos, yertos,
entre tantos desechos,
sobre cualquier calzada.

Sofia Barral

PASEAR DE TU MANO

PASEAR DE TU  MANO

PASEAR DE TU MANO

¡Qué ternura pasear de tu mano
por las calles eternas
de una ciudad cualquiera
lentamente, sin destino,
a paso breve, recreándonos
en la complicidad de no ser nadie
ni de pertenecer a parte alguna,
besándonos con la mirada,
los dedos enlazados..
Qué gozo de tus manos
de fuego, hechas caricia
o lluvia eterna sobre mi cuerpo.
Qué ansia de tus manos,
retozando en mi pelo, hechas marco
que inmortaliza en mi mirada
el brillo del deseo.
Son tan mías tus manos,
que no pude saber si la caricia
que palpitó sobre mi seno,
llegaba de tu dulce mano,
o tal vez fué la mía,
que hizo de la pasión un solo fuego,
en el que no importaba ya
de quién fuese la mano,
o la piel.

Sofía Barral

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

AMAR COMO YO QUIERO

AMAR COMO YO QUIERO


Se me revuelve un algo traicionero
fuego vivo, ardiente llamarada
que mantiene mi alma iluminada,
dejando este sentir al descubierto,

que implora la ocasión de ser perfecto,
de florecer en embriaguez fragante,
de vivir una vida en un instante,
señoreando al fin el pensamiento.

Y al son que marca un júbilo creciente
pasión, ternura, amor serán entonces
ansia que vence al fin al desespero.

Eterna vocación, triunfo pendiente
de enamorarme entre armonía y goces,
y vivir el amor como yo quiero.

Nadie como tú

Nadie como tú

Me he asomado al balcón de tus pupilas,
y no hay vida más allá de tu calidez,
ni luz que no contengan
tus párpados cerrados,
ni elegancia más fina,
que el porte descuidado
que a mi lado paseas.

No hay fragor que desvele,
como el loco cabalgar de tu latido,
ni boca más golosa,
al dibujar una pícara sonrisa,
ni más plácida,
al abrirse en verbo hecho homilía.

Nada altera mis pulsos
cómo tu azul mirada.
Nadie como tú
dibuja sentimientos,
teje fascinaciones,
nadie sabe como tú
bordar el tiempo
con los colores de la dicha.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres