Blogia

Un soplo de brisa fresca

POEMA NACIDO DE UN SUEÑO DE OTOÑO

POEMA NACIDO DE UN SUEÑO DE OTOÑO

Te llegas hasta mí

cuando ya me repliego.

Abates las murallas,

y reescribes las páginas en blanco.

Te miro fascinada,

en busca de la magia

que quebranta mis convicciones.

Qué extraña sensación se deriva

de este deseo de ti, prohibido;

de esta necesidad de acurrucarme

en tu regazo tibio.

Ojala estuvieses a mi lado

en esta lucha con gigantes.

No lo creas, cuando te digan

que sólo son molinos.

Tú y yo, amor, sabemos

que en ocasiones los gigantes

adoptan extrañas formas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

AROMA DE ADIÓS

AROMA DE ADIÓS

Aun cuando fueras mar,

hecho espejo

en el que reflejar

tu huida y mi cansancio…

 

Aun cuando fueras tierra,

que me salpicase de hojas

marchitas y desaliento..

 

Aun cuando fueras indiferente

al dolor de este corazón, que desfallece,

herido por tus besos....

 

Aun cuando fueras sombra

que se esconde, cobarde,

de un amor que soñó ser eterno…

 

Aun cuando fueras aroma de adiós,

te amaría fatalmente, porque

no hallo vida más allá de ti.

 

No hallo vida sin ti,

ni aire, ni sueños. No hay magia,

ni ilusión. Sin ti no soy.

 

brissa

¿QUÉ ESPERABA DE MÍ?

¿QUÉ ESPERABA DE MÍ?

¿Qué esperaba de mí?

Tal vez la magia

que transformase

caprichos del destino.

 

¿Qué más podría darle?

¡Éramos tan distintos!

Incluso, cuando mudaba

en agua para mi chocolate.

 

¿Qué podría esperar

desde el rincón prohibido?

Desde aquella distancia

que siempre protegía

con ocultas murallas.

 

No era amor,

aun cuando lo nombrase.

Desde la perspectiva

del destello fugaz en la memoria,

sopló horas felices

y llovió, en ocasiones,

una nostalgia atroz.

 

Hoy mismo, la luna me confirma

que este mareo recurrente,

proviene de su ausencia

y me conduce

hasta el lugar prohibido

donde resiste la semilla,

esperando el beso de la lluvia.

Sofía B.

ERA AMOR

ERA AMOR

¡Era amor, amor del bueno.!

Aún tiemblo si me pienso entre sus brazos,

vestida de ternura. Todavía me conmuevo

si recuerdo mi sonrisa, rendida ante la suya.

¡Fue su paso por mi vida tan suave y, a la vez,

tan intenso! Incendio y después corriente de dulzura.

Cogidos de la mano fuimos abismo, éxtasis;

juegos de luz y sombra y pétalos mojados

a la luz de la luna. Cierto que ya no soy

la musa que le inspira. Cierto que ya no sufre

locura transitoria como cuando, cegados,

burlamos el presente. Todo se ha vuelto serio,

formal. La inocencia se queja de fatal imprudencia.

Pero al fin, como un bálsamo me llega la certeza

de saber que lo nuestro fue amor, amor del bueno,

aunque su estela, ahora, se pierda en mis recuerdos.

 

Sofia B.

©

POR UNA NOCHE IRREAL

POR UNA NOCHE IRREAL

 

Por una noche irreal, iluminada

por una luna falsa y traicionera

y unos brazos de tierna enredadera;

 

por llevar por bandera el corazón,

expuesto al filo hiriente de un puñal

que habría de sangrarlo cruelmente;

 

por ahogarme en la fuente de un amor

insensible e ingrato y por jugar

a creer que del humo ha de nacer

 

un día la esperanza; por no saber

discernir entre olvido y abandono;

por amar sin excusas ni coartada

 

más allá de la esperanza o la fe;

por todo lo que arrastra la memoria,

que al fin no ha sido más que fantasía,

 

he pagado un tributo desmedido,

para al fin observar, desolada,

como se desmoronan los castillos.

 

Sofía B.

©

VIEJO AMOR

VIEJO AMOR

Viejo amor, ya perdido en la memoria,

que un día lejano te asomaste

a mi ventana de sueños dormidos

y te quedaste.

 

Instalado tu tiempo en mi memoria,

convertido tú en sombra de mi sombra,

tus manos de poeta acariciaron

mis fantasías.

 

¿Qué fue de la alegría desmedida?

¿de la complicidad, de la ternura?,

¿de la ciega pasión irreductible

que nos vencía?

 

¡Qué lástima, nada ha de devolvernos

la luz, la magia o el loco arrebato,

ni los instantes en que hicimos temblar

al universo.! ©

Sofía B.

©

DESDE LA OTRA ORILLA .....

DESDE LA OTRA ORILLA .....

                                                                                  Fotografía: S. Barral

 

Ya he de marchar, amor,

se consume mi tiempo.

¡Qué extraña calma siento!

Es como un sueño plácido;

se desvanece la memoria,

lo mortal se va desdibujando,

rostros amigos desaparecen

e incluso el tuyo, tan amado,

se va borrando.

 

Imaginé más dura la despedida,

creí más fuertes las raíces.

Pero no siento melancolía.

Ni siquiera estoy triste.

No ignoro que tú sufres,

que te sientes perdido, más

no te aflijas, me voy libre de penas,

desnuda de rencores.

Desposeída de dolores e inundada

por una paz desconocida.

 

No guardes mi recuerdo

como herida lacerante,

ni permitas que yazca

mi memoria en el olvido.

Déjame acompañarte,

hecha brisa, aroma,

hierba, rama de olivo.

Estaré por ahí,

en la lluvia que te moje,

en el sol que te alumbre….,

invisible y real, hecha vida,

contemplándote

desde la otra orilla.

 

brissa

 


MUJER....

MUJER....

Vengo desde el ayer, desde el pasado oscuro y olvidado

con las manos atadas por el tiempo

con la boca sellada desde épocas remotas.

Vengo cargada de dolores antiguos,

recogidos por siglos, arrastrando

cadenas largas e indestructibles.

Vengo desde la oscuridad,

del pozo del olvido

con el silencio a cuestas,

con el miedo ancestral

que ha corroído mi alma

desde el principio

de los tiempos.

Vengo de ser esclava por milenios,

esclava de maneras diferentes:

sometida al deseo de mi raptor en Persia,

esclavizada en Grecia bajo el poder romano,

convertida en vestal en las tierras de Egipto,

ofrecida a los dioses en ritos milenarios

vendida en el desierto

o canjeada como una mercancía.

Vengo de ser apedreada por adúltera

en las calles de Jerusalén

por una turba de hipócritas,

pecadores de todas las especies

que clamaban al cielo mi castigo.

He sido mutilada en muchos

pueblos para privar mi cuerpo de placeres

y convertida en animal de carga,

trabajadora y paridora de la especie.

Me han violado sin límite

en todos los rincones del planeta

sin que cuente mi edad madura o tierna

o importe mi color o mi estatura.

Debí servir ayer a los señores,

prestarme a sus deseos,

entregarme, donarme, destruirme,

olvidarme de ser una entre miles.

He sido barragana de un señor en Castilla,

esposa de un marqués

y concubina de un comerciante griego,

prostituta en Bombay y en Filipinas

y siempre ha sido igual mi tratamiento.

De unos y de otros siempre esclava,

de unos y de otros dependiente,

menor de edad en todos los asuntos,

invisible en la historia más lejana

y olvidada en la historia más reciente.

Yo no tuve la luz del alfabeto

durante largos siglos

aboné con mis lágrimas

la tierra que debí cultivar

desde mi infancia.

He recorrido el mundo

en millares de vidas

que me han sido entregadas una a una .

Y he conocido a todos los hombres

del planeta.

Los grandes y pequeños,

los bravos y cobardes,

los viles, los honestos,

los buenos, los terribles

Mas casi todos llevan

la marca de los tiempos.

Unos manejan vidas

como amos y señores,

asfixian, aprisionan y aniquilan.

Otros dejan almas

comercian con ideas,

asustan o seducen,

manipulan y oprimen.

Yo los conozco a todos,

estuve cerca de unos y de otros,

sirviendo cada día,

recogiendo migajas,

bajando la cerviz a cada paso,

cumpliendo con mi karma.

He recorrido todos los caminos

he arañado paredes y ensayado silencios

tratando de cumplir con el mandato

de ser como ellos quieren

mas no lo he conseguido.

Jamás se permitió que yo escogiera

el rumbo de mi vida.

He caminado siempre en una disyuntiva

ser santa o prostituta.

He conocido el odio de los inquisidores

que a nombre de la santa madre iglesia

condenaron mi cuerpo a su servicio

y a las infames llamas de la hoguera

Me han llamado de múltiples maneras:

bruja, loca, adivina, pervertida,

aliada de Satán, esclava de la carne,

seductora, ninfómana,

culpable de los males de la tierra

Pero seguí viviendo, arando,

cosechando, cosiendo,

construyendo, cocinando, tejiendo,

curando, protegiendo, pariendo,

criando, amamantando, cuidando

y sobre todo amando.

He poblado la

tierra de amos y de esclavos,

de ricos y mendigos,

de genios y de idiotas,

pero todos tuvieron

el calor de mi vientre,

mi sangre y su alimento

y se llevaron un poco de mi vida.

Logré sobrevivir a la conquista

brutal y despiadada de Castilla

en las tierras de América

pero perdí mis dioses y mi tierra

y mi vientre parió gente mestiza

después que el amo

me tomó por la fuerza.

Y en este continente mancillado

proseguí mi existencia

cargada de dolores cotidianos,

negra y esclava en medio de la hacienda

me vi obligada a recibir al amo

cuantas veces quisiera

sin poder expresar ninguna queja.

Después fui costurera,

campesina, sirvienta,

labradora, madre de muchos hijos

miserables,

vendedora ambulante, curandera,

cuidadora de niños o de ancianos,

artesana de mano prodigiosas,

tejedora, bordadora,

obrera, maestra,

secretaria, enfermera

Siempre sirviendo a todos,

convertida en abeja o sementera

cumpliendo las tareas más ingratas

moldeada como cántaro por las manos ajenas.

Y un día me dolí de mis angustias

un día me cansé de mis trajines,

abandoné el desierto y el océano,

bajé de la montaña,

atravesé las selvas y confines

y convertí mi voz dulce y tranquila,

en bocina del viento

en grito universal y enloquecido.

Y convoqué a la viuda, a la casada,

a la mujer del pueblo, a la soltera,

a la madre angustiada, a la fea,

a la recién parida, a la violada,

a la triste, a la callada, a la hermosa,

a la pobre, a la afligida, a la ignorante,

a la fiel, a la engañada, a la prostituida.

Vinieron miles de mujeres juntas

a escuchar mis arengas,

se habló de los dolores milenarios,

de las largas cadenas

que los siglos nos cargaron a cuestas.

Y formamos con todas nuestras quejas

un caudaloso río

que empezó a recorrer el universo

ahogando la injusticia y el

olvido

El mundo se quedó paralizado

los hombres y mujeres no caminaron

se pararon las máquinas, los tornos,

los grandes edificios y las fábricas

ministerios y hoteles, talleres y oficinas,

hospitales y tiendas, hogares y cocinas.

Las mujeres, por fin, lo descubrimos.

¡Somos tan poderosas como ellos

y somos muchas más sobre la tierra!

¡Más que el silencio y más que el sufrimiento!

¡Más que la infamia y más que la miseria!

Que este canto resuene

en las lejanas tierras de Indochina

en las arenas cálidas del África,

en Alaska y América Latina,

llamando a la igualdad

entre los géneros

a construir un mundo solidario

–distinto, horizontal, sin

poderíos a conjugar ternura,

paz y vida,

a beber de la ciencia sin distingos

A derrotar el odio y los prejuicios,

el poder de unos pocos,

las mezquinas fronteras,

a amasar con las manos de ambos sexos

el pan de la existencia.

QUE ESTE TIPO DE COMENTARIOS

NUNCAS MAS SE VUELVAN A ESCUCHAR.:

La Agencia de Noticias Coránicas de Irán destacaba en una

entrevista con el teólogo islamista Musa Gunes, quien

afirmaba que "Occidente trata de desviar a las mujeres de

su papel principal y real en la sociedad, presionándolas

con lemas vanos sobre libertad e igualdad".

También añadió que una de las tácticas que utilizan es

apartar a las mujeres

de sus familias, atrayéndolas al mercado laboral.

Jenny Londoño

https://www.youtube.com/watch?v=Tr3u4oGXFpw

SE MURIÓ POR ASFIXIA

SE MURIÓ POR ASFIXIA

Escuché tantas veces sus pasos
llegándose.. Me fingía dormida
y él se vestía de otro. Se duchaba
se ponía el pijama y venía a tenderse
a mi lado, ajeno ya al perfume
que traía en la piel, poco antes.
Yo sabía de ella, todo el tiempo
que duró nuestra farsa, pero nunca
me dijo, ni le dije. No nos dijimos
y lo nuestro, se murió por asfixia.

Brissa/Sofia

JAMÁS REGRESARÁ LA MISMA AGUA...

JAMÁS REGRESARÁ LA MISMA AGUA...

Se ausentará el verano
llevándose el sabor a sal y arena,
las auroras sonrosadas, las siestas
cálidas y los vivos atardeceres;
las noches en duermevela,
como aquélla en que ardieron mis naves.
Irán enmudeciendo los ruidos
de la noche y las calles, nuevamente,
se tornarán formales, sobrias e incluso taciturnas.
También se irán los días, sobrantes del ayer,
tras los que mi presente cerró ventanas.
Nuevamente el otoño teñirá de ocres
la campiña; salpicará de gotas frías
el empedrado irregular de las calles
y vestirá de gris los despertares.
Y quizás algún día nos encontremos
en la misma parada, pero aun cuando
el río retornara hasta la misma fuente,
jamás regresará la misma agua.

Sofia B. (brissa)

BREVERÍAS

BREVERÍAS

HE BUSCADO EL AMOR

 

He buscado el amor

con gran ímpetu y éxito escaso

y ahora, que renuncié al empeño,

es él quien me persigue y le hallo

a la vuelta de cada esquina;

aunque le esquivo,

persiste en seguir tras de mis pasos,

hasta que tropezamos.

Sofía B.

 

HA ESTALLADO EL SILENCIO

 

Ha estallado el silencio entre nosotros.

No es por ti, ni por mí. No es que el sol

me haga guiños, cuando ya no te alumbra,

ni es cosa del sigilo que impera, cuando

marco tu número y ya no me contestas.

Es mucho más sencillo. Es el fin,

y ambos lo sabemos.

Sofía B.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LAS COSAS QUE TE HUBIERA DICHO

LAS COSAS QUE TE HUBIERA DICHO

 

Las cosas que te hubiera dicho

Las cosas que nunca te digo

Porque siempre me pasa lo mismo.

(La Bien querida)

 

He visitado de nuevo el lugar

donde un día nos conocimos,

y en tu ausencia he leído un poema

que podría haber sido mío,

porque hablaba de cosas comunes,

de las cosas que a veces escribo.

 

Hoy, como ayer, te esperaba

y tampoco has venido

e imagino mañana tu ausencia,

transportando este mismo vacío…

Porque ya no vendrás a buscarme;

porque siento que ya te he perdido.

 

Y me he arrepentido

de no haberte cantado al oído,

el bolero que dice lo de "no hace falta

decir que quisiera, antes de morir,

tener algo contigo", por la fuerza

de tus silencios y mi torpeza;

de tus excusas y mis delirios.

 

Y por eso, por faltarme el valor de decirlo,

y a pesar de no haberlo pedido,

se me quedan hambrientas las ganas

de decirte las cosas que nunca te digo.

Esas cosas que te hubiera dicho.

LIBERTAD TRAS LAS LETRAS

LIBERTAD TRAS LAS LETRAS

 

 

Sola, en mitad de la crudeza

de un viaje no deseado,

ignora cuándo el camino

mudó en abrupto,

y luego a oscuro,

hasta encontrarse

en el temido valle

donde las sombras,

se apropian del futuro.

 

Precisa de ventanas

que den entrada al aire

que la mantenga viva,

en su aislamiento..

Las manchas negras

que en el papel se abrazan,

dan vida a cientos de imprevistos,

a la magia, a la vida.

Bailan ante sus ojos,

caminando en pos de la esperanza.

 

Cuando navega entre las líneas,

la dureza del semblante

acuñada en los últimos años

se transfigura, vencida por la palabra.

Y es que las letras son provisiones

que la alimentan, la nutren

en esta travesía;

que la reafirman cada día

haciéndola más libre…

(Incluída en el poemario "Libertad tras las rejas")

 

 

RECUERDOS

RECUERDOS

Recuerdo aquellas tardes del invierno,

la vuelta del colegio, la pesada cartera

llena de libros y libretas.

En casa, quitarse el uniforme

y el cuello duro, la merienda

-tal vez de pan con chocolate-

y mientras en la radio nacional,

escuchar el cuento del día,

“la ratita presumida”, “Pedro y el lobo” …

o aquella simpática canción

que nos instruía sobre la tabla del siete …

Luego, la pregunta de siempre:

-“A ver, ¿qué deberes traes?”,

y se abría la enciclopedia Álvarez,

bajo la atenta mirada de mis padres;

¡qué entrañables recuerdos.!

Cada octubre, la ilusión

con la llegada del nuevo curso,

ser un poco mayor, cambiar de libros

y en sus páginas nuevos descubrimientos;

el olor de la librería (hace años extinta,

Luis Martínez Gendra) indescriptible;

colarse detrás del mostrador,

era colarse dentro de un cuento

donde todo era mágico. ¡Qué momentos,

grabados dulcemente en la memoria.!

¡Qué añoranza de aquel tiempo

de inocencia, en que cualquier fruslería

nos hacía felices!. Cuando el mundo

aún podía concentrarse en el sueño

de una noche de Reyes.

Sofía B.

Y SEGUIR CAMINANDO .....

Y SEGUIR CAMINANDO .....

Te he esperado, lejos de lo posible,

y más allá de lo razonable.

Te he esperado, como espera el enfermo

la sanación, o el reo el indulto.

He derrochado el tiempo

en prolongar la agonía,

y en mi memoria escenas delirantes,

se deslizaron en la linde

entre realidad y sueño. Una nube,

que flotaba en un espacio neutro,

me dio cobijo, y te seguí esperando,

aún sabiendo de tu ausencia infinita.

Te he seguido esperando,

tercamente, en medio de la pugna

entre duelo y orgullo. Ahora,

quiero quebrar la espera,

vislumbrar que al final del camino

no se halla el paraíso, y aún así

seguir avanzando. Y nombrarte

sin que duelan los labios.

No olvidarte, dejarte en la memoria,

sabiendo que no estás,

y seguir caminando.

SI YO, TÚ (de Txus di Fellatio)

SI YO, TÚ  (de Txus di Fellatio)

Si yo, tu

Si yo... tú.
Si caes... yo contigo
y nos levantaremos juntos
en esto unidos.

Si me pierdo... encuéntrame.
Si te pierdes... yo contigo
y juntos leeremos en las estrellas
cual es nuestro camino.
Y si no existe... lo inventaremos.

Si la distancia es el olvido
haré puentes con tus abrazos
pues lo que tu y yo hemos vivido
no son cadenas…
ni siquiera lazos:
es el sueño de cualquier amigo
es pintar un te quiero a trazos
y secarlo en nuestro regazo.

Si yo...tú.
Si dudo, me empujas
Si dudas, te entiendo
Si callo, escucha mi mirada
Si callas, leeré tus gestos.

Si me necesitas... silba
y construiré una escalera
hecha de tus últimos besos,
para robar a la luna una estrella
y ponerla en tu mesilla
para que te de luz.

Si yo... tú.
Si tú... yo también.
Si lloro, ríeme.
Si ríes, llorare
pues somos el equilibrio,
dos mitades que forman un sueño.

Si yo... tú.
Si tú... conmigo.
Y si te arrodillas
haré que el mundo sea mas bajo,
a tu medida,
pues a veces para seguir creciendo
hay que agacharse.

Si me dejas, mantendré viva la llama
hasta que regreses,
y sin preguntas, seguiremos caminando.
Y sin condiciones te seguiré perdonando.
Si te duermes, seguiremos soñando,
que el tiempo no ha pasado
que el reloj se ha parado.

Y si alguna vez la risa
se te vuelve dura,
se te secan las lagrimas
y la ternura,
estaré a tu lado,
pues siempre te he querido,
pues siempre te he cuidado.

Pero jamás te cures de quererme,
pues el amor es como Don Quijote:
solo recobra la cordura
para morir.
Quiéreme en mi locura,
pues mi camisa de fuerza eres tu,
y eso me calma,
y eso me cura…

Si yo... tú.
Si tú, yo.
Sin ti, nada.
Sin mi, si quieres... prueba. 

Txus di Fellatio (Mago de Oz)

EL DOLOR

EL DOLOR

El dolor, en ocasiones
se vuelve tan profundo
que cuesta respirar, y sobre todo
entender porqué se sigue respirando.
Entonces, nos aferramos
a las cosas más impensables,
únicamente buscando el aire
que nos sostenga en pie.

Cuando esto ocurre,
parece lo propicio
huir hacia delante,
aunque al final
debamos retornar
a los viejos cuarteles,
a recobrar las fuerzas
y seguir avanzando.
Seguir marchando,
aunque el dolor siga ahí,
aunque nunca dé tregua.

Sofía B. (brissa)

 

El ayer, ya pasó y nunca volverá;

el mañana es incierto;

 

¡solo vive el ahora

como si nunca hubiese habido ayer,

como si nunca fuese a haber mañana....!

 

Sofia B. (brissa)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

DECIR TE QUIERO

DECIR TE QUIERO

Decir te quiero, a veces
es tan solo una frase vacía
cuyo único sustento
es saldar el sufrimiento;
henchir las oquedades del alma.
Un “te quiero”, puede ser todo o nada.
Un amor sin medida, o tan solo
una indemnización sentimental
para quien acogió
los restos de un naufragio.
Así, decir te quiero se convierte
en perverso, si se conjuga
con impudicia, rasgando el velo
de los más íntimos anhelos,
o estafando ilusiones ajenas.
Decir te quiero, en ocasiones
nos eleva hasta alturas imposibles
o nos deja caer, hundiéndonos
en un abismo de desesperanza.

Sofía B. (brissa)

UNA FOTO

UNA FOTO

Una foto, no es más

que un suplemento de la realidad.

Vivimos el momento

sin precisar de imágenes

que vengan a sumarse a aquellas,

impresas ya en nuestras pupilas.

 

Una foto, solo tiene un sentido:

ser constancia para cuando

huyan los recuerdos,

y acabemos dudando

de si aquello realmente sucedió,

o fué únicamente fruto

de la imaginación, o el deseo.

 

Una foto, nos reafirma

en que ciertamente aquella noche

olía a mar; en que se entrelazaron nuestros dedos

y la luna, intrigada, nos vigilaba

pues todavía le resultábamos desconocidos.

 

Una foto es, pasado el tiempo,

una reliquia eterna

en el altar de un amor perdido.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres